Francisco Conde

Director General


Debido a su interés por el factor humano Francisco Conde se ha especializado en evitar conflictos y en la facilitación del logro en la solidaridad de grupos conflictivos para alcanzar un objetivo común. Tiene formación educativa binacional. Sus estudios incluyen Derecho, Ética y Técnicas de Motivación. Ha tenido experiencia tanto en el sector privado como público. En los últimos años se ha dedicado principalmente a dar conferencias en grupos de autoayuda así como a la capacitación y práctica de la prevención y solución de conflictos.


Curriculum


Probablemente a muchas personas les ha sucedido lo que a mí.

Durante su vida parecen responder a las circunstancias del momento, que nos impone la realidad, pero después de muchos años aparece un sentido para todo lo hecho. En mi caso, la búsqueda de soluciones negociadas. Tengo formación educativa binacional, en México y en Estados Unidos. Mis estudios formales han sido y siguen siendo en disciplinas de humanidades, como derecho, ética, mediación, negociación, creatividad y técnicas de motivación.

En los últimos años me he dedicado principalmente a dar conferencias en grupos de autoayuda así como a la capacitación y práctica de la solución de conflictos por medio de los métodos alternos. Algunas experiencias directamente vinculadas a soluciones negociadas que aprovecho para compartir son las siguientes.

En asuntos comerciales estuve involucrado en la compraventa de mercaderías internacionales.

En el laberinto de realizar importación y comercialización de diversos productos (calzado y bacalao entre otros) mis funciones impactaban casi a todo el ciclo, la compra, localización de los productos en el extranjero, el establecimiento de las cartas de crédito, el determinar el tipo de transporte y los seguros necesarios, y por último el tramitar la importación y hacer llegar la mercancía al comercializador.


En materia de inversión, incursioné en la industria de la iluminación. Allí tuve contacto con desarrolladores inmobiliarios, desarrolladores de centros comerciales, inversionistas extranjeros y funcionarios locales. Para la operación de la compañía existía un ingeniero encargado de los contratos así como de la ejecución de los contratos. Mi función consistía en la negociación de los contratos y resolver los conflictos originados en la ejecución de la obra.


Unos de los retos era el manejo de las molestias que se generaban a los vecinos de las áreas vecinas (accesos a sus viviendas, salidas y entradas de coches, horas de labores de la compañía, etc.). Otro grupo de conflictos se generaba con los proveedores de los materiales respecto a cuestiones como definir precios de adquisición, escoger al proveedor adecuado, garantizar el surtido de los materiales en tiempo, cuidar del cumplimiento de calidades exigidas, cumplir con los requisitos legales para la satisfacción de los trabajadores en cuestiones como seguros, accidentes de trabajo, exigencias fuera de contrato, acordar remuneraciones para trabajos extras.


En el sector inmobiliario tuve una función integradora. A raíz del temblor del 85, tuve la responsabilidad de dar atención a las Delegaciones en la adquisición de inmuebles para el desarrollo de sus diversos programas así como participar en la creación del programa de vivienda Fase 1 y el plan Centro Histórico. En esta ocasión tuve la oportunidad de ver los problemas de la ciudad, pero ya no desde el punto de vista del ciudadano particular sino desde el punto de vista de la autoridad, lo que me permitió ampliar mi enfoque al momento de analizar las posibles medidas preventivas o en su caso las distintas soluciones que se podían dar a un conflicto, tomando en cuenta los diversos factores que incidían en cada uno de los problemas que se presentaban.


Debido a la diversidad del trabajo y de las personas o instituciones que tuve que atender y ayudarlos a solucionar sus conflictos, esta fue una gran experiencia. En el sector de turismo y diversión tuve como reto el conjuntar factores muy disímiles para un negocio de diversión y espectáculos. Aquí nuevamente mi contacto con la gente y sus conflictos fue sumamente enriquecedora ya que tenía que ver los conflictos con el personal , el sindicato, los socios de la compañía, los asociados, inspectores de diferentes oficinas gubernamentales así como del trato diario con los clientes que nos frecuentaban y que cada uno creía ser el único y el más importante.


Aquí mis actividades se esparcieron en diferentes estados de la República, como Morelos y Guerrero.

En el sector del medio ambiente, durante algunos años fui asesor de una compañía perforadora de pozos de agua que trabajaba para los gobiernos de los Estados de México, Tlaxcala y el Distrito Federal. La prevención y solución de conflictos fueron la parte importante de mi trabajo. Limar asperezas entre poblados próximos, en relación al pago de las obras, el acuerdo de utilización del líquido, la estricta administración de los pozos. En el sector agropecuario, administré un rancho de producción de cebada. Fue un verdadero reto.


Aprendí a prever problemas y a darles solución no solo referidos a la operación del rancho como unidad productiva, sino de la relación humana con nuestros trabajadores y vecinos del lugar. La mayoría de ellos campesinos de una comunidad agraria o pequeños propietarios. Recuerdo que en un patrón recurrente era que los campesinos del lugar invadían el rancho cada tres años azuzados por el comisario ejidal en épocas de elecciones y con los conflictos personales, emocionales y económicos que dichas invasiones provocaban. En una ocasión, después del desalojo por la fuerza pública de los invasores de tierras, les comenté que en vez de hacer aportaciones cíclicas a los líderes y candidatos a puestos de elección, porque no usaban ese dinero para adquirir las tierras.


Para mi asombro, eso fue lo que hicieron. Todos salimos ganando. Todavía muy joven, en el ámbito legal cuando era pasante de derecho en un gran Despacho de Abogados, gracias a mi conocimiento del idioma inglés, me encargaron resolver todos los problemas de los clientes extranjeros. Mis ocupaciones consistían en facilitar que se establecieran en México, ellos, sus familias y sus empresas. Me especialicé en trámites administrativos y asuntos tales como el de las escuelas adecuadas para sus hijos, ubicación de casa o departamento.


Así varios extranjeros pudieron establecerse en México o establecer sus negocios con el menor número de conflictos y problemas que este tipo de situaciones implica. Por último quiero decir que mi experiencia brinda una visión simple y efectiva de lograr soluciones negociadas cuando los actores perciben obstáculos y dolores de cabeza para manejar sus conflictos.




Ponte en contacto conmigo:

fc@solucionegociada.com